Miercoles, 29 Marzo 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

El Lenguaje del Imperio

E-mail Imprimir

Por Cesar Guisado - En el mundo de la política exterior, la nueva terminología parece describir nuevas circunstancias, pero a menudo intenta ocultar los mismos viejos acontecimientos y tratar de obtener la aceptación de acciones cuestionables. Por lo general, el Imperio lo hace con su lenguaje dominante. Tomemos por ejemplo la expresión "daño colateral". Es un eufemismo justificar la matanza de los llamados "no combatientes", que en realidad significa "civiles". El asesinato de niños en edad escolar ha sido considerado "daño colateral" después de bombardeos indiscriminados.

Algunos atribuyen el origen de la expresión al bombardeo en Vietnam, otros a la Guerra del Golfo de 1991. Sigue de facto hoy en el Medio Oriente en la llamada "guerra contra el terrorismo", otra de esas expresiones engañosas, que muchos observadores consideran más correctamente como el apoyo al terrorismo por parte de los Estados Unidos.

Más recientemente, a menudo oímos la expresión "golpe suave", especialmente en el contexto de una nueva ola de cambio de régimen en América Latina. Esto es una contradicción. Un golpe de estado es el derrocamiento violento de un gobierno. Y no hay nada "suave" en algo que es contundente y posiblemente contra la ley o criminal. Además, es probable que un golpe cause graves "daños colaterales" a personas inocentes, civiles.

También escuchamos una frase similar, "golpe parlamentario". Esto es aún más una contradicción. Pensamos en un Parlamento como una institución democrática de un Estado, o debería serlo. Entonces esto significa un golpe de estado que se da a otra rama del estado, el Estado mismo.

Esto no es semántica.

Es un lenguaje que es acuñado intencionalmente por alguna rama del Departamento de Estado de los Estados Unidos, y propagada por un medio corporativo complaciente, para hacernos creer algo distinto de la verdad, o sugerir una implicación negativa. Es casi inevitable ver referencias a Cuba como "Cuba dirigida por el comunismo". Aunque esto no es totalmente incorrecto, la intención implícita es cuestionable. Nunca hay una referencia a los Estados Unidos como "Estados Unidos capitalistas", lo que de hecho sería cierto. Es un lenguaje que utiliza palabras cuyo significado desvía nuestra atención del significado más profundo. Es un lenguaje que tiene como objetivo explicar eventos que de otro modo son graves e ilegales, a menudo, inconstitucionales. Intenta predisponer nuestras mentes a ignorar lo que es obvio, como en un espectáculo de magia. Nos co-opta a aceptar hechos o actos ilegales cometidos por el excepcionalismo de los Estados Unidos.

No para algunos, sino para muchos que toman el lenguaje por su valor nominal para muchos que no se toman el tiempo para entender la motivación detrás de él. Es imperativo cuestionar y rechazar el lenguaje del imperio. Una vez hecho esto, las verdaderas intenciones del colonizador serán reconocidas. La motivación detrás de un golpe es el verdadero problema. No es importante cómo se da un golpe, sino por qué se da el golpe, y por quién. La ideología detrás de un golpe es la verdadera intención. Por ejemplo, Hugo Chávez intentó un golpe en Venezuela en 1992. La razón era muy clara: poner fin al gobierno corrupto de Carlos Andrés Pérez ya los que tenía ante sí para canalizar la riqueza de Venezuela para aliviar la pobreza endémica de la mayoría de los venezolanos, y para construir verdaderos valores democráticos en Venezuela y en América Latina. Sus principios rectores fueron los de Simón Bolívar.

En Cuba, Fidel Castro intentó un golpe en 1953. La razón era muy clara: eliminar al dictador Fulgencio Batista y liberar a Cuba de la dominación extranjera. Hoy estamos asistiendo a una nueva ola de golpes patrocinados por los Estados Unidos en América Latina: militar, suave, parlamentario, como quiera llamarlos. Es la misma vieja obsesión estadounidense de cambio de régimen con un nombre más "apetecible", pero los mismos viejos trucos del perro capitalista.

La ideología es siempre la misma: el capitalismo brutal, el expansionismo imperial, la dominación política, la explotación económica y la ocupación de la tierra. América Latina ha tenido demasiadas intervenciones de la CIA que han establecido dictaduras a través de golpes sangrientos. Es nuestra tarea explicar cualquier idea engañosa alrededor de los golpes antes de que se escriba en los libros de historia. En última instancia, es imperativo detener todos los grupos neoliberales.

Traducido y editado desde una publicación de Nino Pagliccia, “The Peoples Voice”

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar