Corea del Norte: "El rey ha muerto. Que viva el Rey"

Imprimir

El dirigente totalitario de Corea del Norte,Kin Jong Il, falleció el sábado a los 69 durante un viaje en tren dentro de la nación, de acuerdo con el anuncio transmitido este lunes por la televisión estatal, la cual añadió que su hijo, Kim Jong-Un, le sucederá en la jefatura del Estado, informa TELESUR.

El Estado de Corea del Norte es regido por la familia Jong como una monarquía en la que la “nobleza” está condormada por los militantes destacados del partido y los uniformados del Ejército. A pesar de que China tiene una enorme influencia sobre el país del norte de la península de Corea Beijing tolera la existencia de la aberrante forma de comunismo “de la Edad Piedra” en el país.
"Nuestro querido líder Kim Jong-il falleció el sábado 17 a las 8H30 de la mañana (23H30 GMT del viernes) mientras viajaba para realizar sus funciones de liderazgo", dijo con traje de luto, la presentadora del canal norcoreano.
El anuncio se parece a lo que habitualmente se dice en las monarquías feudales: “el rey a muerto, que viva el rey” ya que junto con el anuncio del fallecimiento del “monarca” se anuncia la toma de posesión del título y el mando de su hijo Kim Jong -Un
El mensaje detalló que Kim "falleció de un gran esfuerzo mental y físico" durante uno de sus viajes por el país. El líder había  sufrido en agosto de 2008 un ataque cerebral.
La televisora llamó a los norcoreanos a seguir a su sucesor Kim Jong-Un, de 29 años y nombrado general de cuatro estrellas y vicepresidente de la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores en 2010.
"Todos los miembros del Partido, los militares y el público deben seguir fielmente la autoridad del camarada Kim Jong-Un y proteger y reforzar el frente unido del partido, del Ejército y de la ciudadanía", instaba el mensaje.
Las reacciones en el mundo han sido fuertes. Las bolsas asiáticas reaccionaron a la baja, mientras desde Rusia el Ministerio de RREE decaraba que el Estado ruso esperaba que las relaciones con Norcorea no se vieran dificultadas por la muerte del dirigente.
El Gobierno de Rusia manifestó este lunes que espera que las relaciones de amistad con la República Popular Democrática de Corea no se vean afectadas por la muerte de Kim Jong-Il, ocurrida el pasado sábado mientras viajaba en un tren, informó el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, según un despacho de TELESUR, el canal latinoamercano radicado en Venezuela.
Corea del Norte “es nuestra vecina. Tenemos con ella relaciones de amistad y desde luego, esperamos que la pérdida que ha sufrido el pueblo amigo no afectará al desarrollo de nuestras relaciones de amistad”, señaló Lavrov durante una rueda de prensa.
Por su parte, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, presentó este lunes sus condolencias por la muerte del líder norcoreano.
El mandatario ruso dirigió las condolencias a Kim Jong-Un, el menor de los hijos del fallecido dirigente, que de acuerdo con la agencia oficial norcoreana lo sucederá.
Rusia ha sido uno de los pocos países en mantener relaciones diplomáticas y económicas con Corea del Norte. En agosto pasado, se produjo la última visita de Kim Jong-Il a Rusia, donde se reunió con Medvedev en una base militar situada en la república siberiana de Buriatia.
En ese encuentro, Norcorea expresó su disposición a "retornar sin condiciones previas a las conversaciones" a seis bandas (China, Estados Unidos, ambas Coreas, Japón y Rusia) para el desarme nuclear de Corea del Norte, paralizadas desde 2008.
Entre tanto, Japón y Corea del Sur han llamado a la calma ante la alerta lanzada por una posible inestabilidad en la península coreana que por más de 50 años, luego de la guerra de Corea, vive en una permanente tensión.
Seúl (capital surcoreana) ha puesto al Ejército en estado de alerta, ha incrementado la vigilancia de la frontera y ha solicitado a Estados Unidos, que cuenta con 28 mil 500 soldados en el sur, que incremente la vigilancia a través de satélites y aviones, informó un portavoz del Estado Mayor de la milicia de Corea del Sur.
Corea del Sur y Corea del Norte son dos países que mantienen a la península que comparten en permanente estado de alerta debido a la posibilidad de que estalle una guerra entre ambas naciones.
Seúl con EE.UU. han ejecutado ejercicios militares cerca del territorio norcoreano como advertencia al gobierno de Kim Jong-Il, el cual ha sido sancionado por presuntamente fabricar potentes armas nucleares.