Martes, 21 Noviembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

OFICIALES DE LA ESCUELA DE INFANTERIA ACRIBILLARON AL PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE

E-mail Imprimir
SEGÚN TRANSMISIÓN RADIAL DESDE EL MINISTERIO DE DEFENSA, FISCAL PROPPER Y DECLARACIONES DEL GENERAL JAVIER PALACIOS: OFICIALES DE LA ESCUELA DE INFANTERIA ACRIBILLARON AL PRESIDENTE SALVADOR ALLENDE
Por: ESTEBAN BUCAT OVIEDO - www.cedec.cl
"El grupo del capitán Garrido logra llegar al segundo piso, al Salón Rojo. Allí encuentra a cinco civiles que disparan entre los escombros, entre el humo, el calor. Uno de los civiles es el Presidente Allende junto a cuatro miembros de su escolta personal, los GAP.
Llegan otros militares a apoyar al grupo del capitán Garrido, pues allí es el único lugar donde se combate.
Un militar de este grupo dispara sobre uno de los civiles, es el Presidente Allende. Pero no logra alcanzarlo. El capitán Garrido, que está tendido en el suelo protegiéndose de los impactos del Presidente y sus escoltas dispara en ráfaga e impacta al Presidente Allende". Una de las balas penetra, en el lado derecho de la cara, cerca de la nariz y bajo el ojo, otras dan en el pecho y estómago del Presidente Allende. Allende se dobla, trata de afirmarse y cae cerca de la puerta de un salón. El teniente de la Escuela de Infantería René Riveros se acerca al cuerpo del Presidente Allende y lo remata. El Presidente tiene más de cinco impactos de bala.
Eugene Propper, fiscal norteamericano en el caso del doble asesinato de Orlando Letelier y Ronnie Moffit y que interrogó en EE.UU por el crimen de Orlando Letelier al ya ex teniente de la Escuela de Infantería Armando Fernández Larios quien era parte del grupo de militares que acribilló al Presidente Allende, escribe en el libro Laberinto:
" Poco después de las 2 P.M las compañías de infantería penetran en La Moneda. Algunos grupos corren al piso superior en medio del humo y cubriéndose con ráfagas de ametralladoras, René Riveros, un teniente de pelo rubio, repentinamente se ve enfrentado a un civil armado que viste un sweater de cuello alto. Riveros vacía la mitad de su cargador en el Presidente de Chile, matándolo instantáneamente con heridas que van desde la ingle a la garganta".
El general Palacios llega a la entrada del Salón Rojo a las 14:45. Cerca de la escalera principal en el suelo yace muerto el Presidente de la Republica de Chile Salvador Allende.
Palacios reconoce a Allende por el reloj que este llevaba. Es lo primero que le llama la atención. El reloj se lo había visto el general Palacios al Presidente en diversas reuniones. La razón por la cual lo reconoce por el reloj es que la cara de Allende estaba protegida, al momento de ser acribillado por una mascara antigas y llevaba puesto un casco de guerra.
El general Palacios, en su primera declaración dice que encontró a Allende en el suelo cerca de una escalera de acceso al segundo piso y que "cinco o seis Gap disparan hasta el final”. Lo que le significó al general Palacios que lo sacaran rápidamente de la escena.
Palacios:
-“El (el Presidente Allende) estuvo disparando todo el tiempo, porque tenía las manos llenas de pólvora. El cargador de la metralleta estaba vacío. Había numerosas vainillas en las ventanas y cerca de su cuerpo. A su lado también estaba un revólver y cuando pasé a identificarlo tenía un casco y una máscara de gases”.
Esta declaración del general Javier Palacios desmiente toda la trama del montaje del "suicidio".
¿Como se "suicidó" el Presidente Allende con el casco y la máscara antigases puesta?
El informe de Investigaciones no reconoce la existencia de la máscara anti gas ni del revólver y dice que el Presidente Allende al momento de su "suicidio", vestía !! su vestón impecablemente abotonado en el botón inferior y con un pañuelo de seda en el bolsillo superior...!!

11 de septiembre de 1973, el golpe de estado ya esta en marcha y el presidente será acribillado por los militares que asaltaran el palacio presidencial.

casi treinta y ocho años después de su asesinato ocurrido el dia del golpe de estado, se abre la posibilidad de esclarecer la causa de su muerte.
el poder judicial tiene ahora en sus manos mas de 700 casos de violaciones a los derechos humanos. casos que deberán ser investigados por la autoridad judicial y aplicar las disposiciones que correspondan.
la muerte del presidente allende es un caso emblemático que comienza a ser investigado-ya que la justicia militar todavía -desde 1973-no da a conocer los resultados de su investigación por la muerte del presidente allende.
el 11 de septiembre de 1973 los militares querían no solo liquidar físicamente al presidente sino además “matar al mito”. que su ejemplo de lucha no se encarnara en los habitantes de chile. sobre todo en la juventud chilena.
trataran primeramente los golpistas de que el presidente se rinda. esperaban también que el presidente huyera del palacio presidencial. no lograron ni lo uno ni lo otro. el presidente allende murió combatiendo. acribillado en el segundo piso del palacio presidencial por un grupo de militares, la mayoría de la escuela de infantería de san bernardo.
su muerte fue presentada entonces como “suicidio”. el ultimo recurso al que recurrió el golpismo para no presentarlo como ejemplo de lucha, por la libertad y la democracia. como verdadero interprete del pueblo de chile. para que no apareciera ante chile y el mundo como ejemplo de lucha,
según los militares que escenificaron el “suicidio” del presidente, de acuerdo a instructivas del mando golpista.
durante todos estos años, la versión de los militares golpistas ha sido la versión “oficial”. respaldada incluso por algunos seguidores del presidente. sin embargo, la verdad de la muerte del presidente- no es patrimonio de quienes por ignorancia, interés o temor han “certificado” su "suicidio".
entregamos antecedentes-limitados al espacio de esta publicación-que aportan al esclarecimiento de la muerte del presidente allende. y que demuestran que fue acribillado por oficiales de la escuela de infantería.


el presidente había llegado al palacio presidencial a la 7:45 horas a enfrentar el golpismo. mucho ha ocurrido desde esa hora. ya los punteros del reloj pasaron hace rato las 10 de la mañana y el comando golpista instalado en el 5 piso del ministerio de defensa lee el bando de guerra #2:

“El Palacio de La Moneda deberá ser evacuado antes de las 11 horas. De lo contrario será atacado por la Fuerza Aérea de Chile.
Los trabajadores deberán permanecer en sus sitios de trabajo, quedándoles terminantemente prohibido abandonarlos. En caso de que así lo hicieren serán atacados por fuerzas de tierra y aire..."
Faltando 15 minutos para las 11 horas José Tohá, Jaime Tohá, ministro de Agricultura, Clodomiro Almeida, ministro de Relaciones Exteriores y Carlos Briones ministro del Interior le piden a Allende una reunión-en solitario- para encontrar “una salida pacífica” a la situación extrema que se vive en el Palacio Presidencial.
José Tohá llama entonces al Ministerio de Defensa, y pide al comando golpista que aplacen el bombardeo aéreo.
El general Director de Carabineros el constitucionalista José María Sepúlveda Galindo, quien en todo momento estaba junto al Presidente efectuaría a nombre del gobierno constitucional un dialogo con el mando golpista, enviado desde La Moneda.
El general de la aviación y segundo hombre del comando Nicanor Díaz Estrada se comunica así con su superior institucional el golpista comandante en jefe de la aviación Gustavo Leigh Guzmán:
DÍAZ: Mi general, se trata de aguantar un poquito el ataque a La Moneda, porque se habló con el señor Tohá y van a nombrar un parlamentario, por lo que hay que esperar un poquito y yo lo llamo por este mismo medio una vez que tengamos clara la situación”.
LEIGH: Es una maniobra dilatoria (se producen ruidos en la grabación) deben salir las mujeres y algunos hombres que quieren abandonar La Moneda. Y si no………el entendido es el general Sepúlveda de carabineros. Si no hay entendimiento con el procederíamos al ataque de inmediato. No más de diez minutos”.
Desde la coordinación en el Ministerio de Defensa se comunican con Pinochet que sigue parapetado en la Central de radio del ejército en Peñalolén. Le trasmiten lo conversado con Leigh.
PINOCHET: Están ganando tiempo. No acepten ningún parlamento. Parlamento es dialogo. Rendición incondicional. Si quieren vienen acompañados de Sepúlveda y se entregan. Si no, vamos a bombardear cuanto antes.
CARVAJAL: Conforme. Le estamos dando diez minutos de tiempo para que salgan de La Moneda. Yo estoy en conversaciones con Tohá. Nos dice que están además allí Almeida y Briones. Ya se les comunico que en diez minutos más se va a bombardear La Moneda. Así, que tienen que rendirse incondicionalmente y si no sufrir las consecuencias.
PINOCHET: Todos lo que acabas de nombrar, todos arriba del avión y se van de inmediato. A las doce están volando para otra parte.
CARVAJAL: Conforme. Así lo voy a trasmitir.

Los militares caen en la desesperación ante la conducta de Allende de no rendirse. Los militares gritan por la cadena radial golpista:
"El señor Allende y sus colaboradores tienen tres minutos para rendirse".
Carlos Briones, el Ministro del Interior comentara después: “La presencia de los guarda espaldas (de Allende) nos hacía imposible hablar a solas con el Presidente para intentar convencerle de que negociase su rendición.
LEIGH: Si no hay entendimiento con él, procederíamos al ataque de inmediato. No más de 10 minutos.
PINOCHET: No podemos aparecer con debilidad de carácter aceptando un plazo de parlamento a esta gente, porque nosotros no podemos aceptar plazos ni parlamentos que signifiquen dialogo, signifiquen debilidad. Todo ese montón de jetones que hay ahí, el señor Tohá, el señor Almeida, todos esos mugrientos que estaban por arruinar el país deben ser pescados presos y el avión que tienes dispuesto tú, arriba y sin ropa, con lo que tienen para afuera.
CARVAJAL: Me han dicho que espere un momento para convencer al Presidente.
PINOCHET:Negativo.

El ministro Fernando Flores Labra inicia conversaciones a título personal con el coordinador golpista vice almirante Carvajal. A quien consideraba muy erróneamente como ”un buen amigo mío”. Este le pide a Flores que hable con el Presidente Allende para seguir las conversaciones para su rendición.
Allende al tomar conocimiento de esta negociación entre Flores y Carvajal se molesta vivamente y la propuesta de Carvajal que le informa Flores, Allende la rechaza absolutamente.

Allende convoca a una reunión en el Salón Toesca. Todos participan en la reunión, salvo aquellos que se encuentran disparando contra los militares- intentando rechazar los ataques de los alzados.
Frida Modak, miembro del equipo de periodistas del Palacio Presidencial relata este momento:
“Allende estaba serio, pero sereno. Parecía como si supiese que ya no había opciones, que la única alternativa honorable era mostrar a Chile y al mundo que los antifascistas no se rendirían sino lucharían…”
Isabel Allende Bussi, una de las hijas del Presidente también relata: “Entonces mi padre nos reunió a todos en el Salón Toesca y nos dijo: “Ya tomé mi decisión de quedarme aquí hasta el final. Acaban de ofrecerme un avión para que deje el país. Me negué. Esta fuga seria tan infame como la traición de los generales que me lo proponen". Inmediatamente después-mi padre agregó que no se necesitaban muertes inútiles y pidió a las nueve mujeres presentes, así como a algunos de sus colaboradores que pensaban que podían y debían salvar la vida, que abandonaran el Palacio. En cambio pidió a quienes se quedaran, que asumieran el compromiso de pelear hasta el final. Mas adelante señala que no son necesarias las muertes inútiles y les pide a las nueve mujeres que se retiren y a algunos de sus colaboradores varones.
El Presidente Allende terminó sus palabras diciendo que el combatirá hasta el final ya que “tengo un mandato de los trabajadores y del pueblo, que como a través de toda mi vida cumpliré con lealtad".
En medio de un gran silencio se escuchaban las palabras del Presidente Los presentes entonan las Canción Nacional y terminan con los gritos de “Viva Allende”, “Viva la Unidad Popular”.
Allende efectúa ahora una reunión en el Jardín de Invierno, con algunos de sus colaboradores. Le pide a su asesor político Joan Garcés abandonar La Moneda ya que tenía el deber ante la historia narrar los acontecimientos. Garcés salvará su vida y regresa a España.
El Inspector de la Policía civil Juan Seoane, jefe de los detectives de la dotación del Palacio Presidencial fue llamado por el Presidente de la República, cuando ya se retiraban también de La Moneda-obligados por el Presidente- los generales constitucionalistas de Carabineros encabezados por su Director General José Sepúlveda, dice Seoane:
-“Estaba (el Presidente) en el Salón Toesca, sentado sobre una mesa grande. Me dijo (Allende) que yo y mi gente podríamos retirarnos. Insistió en que debía informar a mis hombres que estaban liberados. Cuando le dije que me quedaría, respondió algo así como que sabía que esa era mi decisión. No fue nada grandilocuente. Trasmití el mensaje a la dotación y todos decidieron quedarse. Sin grandes palabras, sin melodramas, estábamos cumpliendo con nuestro deber. Ya éramos 17, pues uno de los nuestros se había retirado. Después supe que lo habían visto en una patrullera llorando".
Otro detective del Palacio Presidencial Luis Henríquez relata:
-“Si alguien tenía muy claro lo que venía y lo que tenía que hacer, ese era el Presidente. No lo vi en ningún momento tibutear y tampoco flaquear. Cuando Seoane nos dijo que el Presidente nos dejaba en libertad de acción, pero que nuestra misión nos obligaba a permanecer en el Palacio hasta las últimas consecuencias, nadie dudó. Escuché a Garrido (otro detective) argumentar que con qué cara nos íbamos a presentar ante nuestras familias y compañeros si abandonábamos nuestra misión. La opinión y certeza de los más antiguos primó”.

SALIDA DE MUJERES DE LA MONEDA
Allende solicita una tregua para sacar a las mujeres de La Moneda. Los militares dan diez minutos de tregua.
Allende ante dos intentos para que abandonaran el Palacio Presidencial sus hijas, a lo cual ellas se negaron- insiste definitivamente por tercera vez.
Daniel Vergara, sub secretario de Interior y testigo, relata:
"Allende, suplicaba a sus hijas para que se retiraran de La Moneda, en una actitud que siendo muy viril por las razones y explicaciones que daba para convencerlas, era tan extraordinariamente paternal, de un cariño tan estremecedor que yo creo que todos nosotros nos sentimos también sacudidos. Las hijas del Presidente Allende, obstinadamente se negaban a abandonar a su padre, es decir sobre todo a abandonar al Presidente. La escena misma de despedirnos de ellas fue conmovedora, pero aún en ese instante el compañero Presidente se mantuvo extraordinariamente sereno con el temple que le caracterizaba, aunque bastaba mirarlo para convencerse del inmenso dolor que le producía el verse separado así de sus hijas, no sólo esto, sino que en ese instante el ya tenía la convicción y también nosotros de que nos estábamos separando, despidiendo en forma definitiva”.
El jeep que prometieron los militares no llegó a La Moneda a retirar a las mujeres.
Allende entonces se dirige al primer piso a despedirse de ellas. Las acompaña hasta la puerta de Morandé 80. Salen las hijas del Presidente Beatriz (Tati), e Isabel, Nancy Julián, esposa de Jaime Barrios, las periodistas de la Presidencia Frida Modak, Verónica Ahumada. También Cecilia Tormo, Patricia Espejo y la enfermera Carmen Prieto.
Isabel Allende relatará:
“La última vez que vi a mi padre fue cuando bajó al primer piso de La Moneda. Prácticamente nos obligó a salir. El tenía muy claro que las cosas irían hasta el final. Nos dio un abrazo a cada una y partimos. Apenas alcanzamos a cruzar hasta la Intendencia cuando comenzó el bombardeo. El último recuerdo que tengo de mi padre en mi mente, es la de un combatiente. Yendo de ventana en ventana, levantando la moral de sus guardias, bromeando con ellos...”
“La última imagen que conservo de mi padre es la de un combatiente, vigilante de ventana en ventana, alentando a los miembros de su guardia personal y sin perder el sentido del humor en esos momentos aciagos, tirándoles con su ametralladora a los tanques de los golpistas. Al comienzo de los ataques se le propuso que usara un chaleco a prueba de balas.
-¿Por qué? Si soy un combatiente como los otros, respondió.
Nos abrazamos en silencio, En semejante situación las palabras están demás. Nos dio un abrazo a cada una y partimos…"
Tres días después, en México, el 14 de septiembre declara Isabel Allende:
“Me quedé muy impresionada, porque (Allende) llevaba un suéter y casco militar, la ametralladora a la espalda…”
Apenas salen las mujeres y algunos funcionarios del gobierno comienza el cobarde bombardeo aéreo de la Fach para dar el tiro de gracia al régimen constitucional. Bombardean los pilotos López Tovar y González 8 veces el Palacio Presidencial, buscando aniquilar al Presidente, sin tener los aviadores golpistas aviones o artillería anti aérea en contra.
Allende combatió, muchas veces tendido en el suelo, debía arrastrase, por esto y el calor reinante que se producirá por los incendios y el fragor de la lucha obviamente no combate con el vestón puesto. Sin embargo, en la escenificación del "suicidio" de Allende los militares lo hacen aparecer con el vestón sin mancha alguna, impecable, con el pañuelo puesto en el bolsillo superior y abotonado en el último botón.

ATAQUE A LA MONEDA 12:50
El avance del general Javier Palacios con sus tropas es bastante demoroso. Vienen desde el sector del Ministerio de Defensa hasta La Moneda, no más de tres cuadras.
En el primer intento de avanzar mueren diez y siete soldados. Los miembros del pequeño grupo socialista que dispara desde el tercer piso del Ministerio de OO.PP, en calle Morandé detienen a las tropas del general Palacios.
Este grupo socialista cubría un ángulo de tiro desde el Ministerio de Defensa hasta la calle Lord Cochrane. Muchas bajas tiene el ejército en ese perímetro y suponen los militares que las balas vienen desde la Torre ENTEL.
Con todo, las tropas golpistas se acercan al Palacio Presidencial.
Los militares tienen temor de ingresar a La Moneda- por esto piden que se lancen bombas lacrimógenas al interior del Palacio.
Los efectos de lo gases lacrimógenas se aminoran por la acción de las llamas.
El soldado 1* Luis Castillo Astorga recibe dos balazos en el pecho disparados por la guardia del Presidente Allende. Castillo es recogido y enviado al Hospital Militar. Castillo muere al día siguiente. Otro de los militares que asaltan La Moneda en la búsqueda desesperada del Presidente Allende es el cabo 2* de 37 años de edad Ramón Segundo Toro Ibáñez. Toro recibe un balazo en la cabeza, que se la atraviesa a la altura de la oreja izquierda. Muere fulminado.
Casi a las 2 de la tarde se comunica telefónicamente el corresponsal de la agencia de noticias Prensa Latina en Santiago Sergio Timossi y el Director del Banco Central Jaime Barrios. Este le dice a Timossi:
"Llegaremos hasta las últimas consecuencias. Aquí cerca, Allende está disparando con su metralleta. Esto es un infierno. El humo nos ahoga. Augusto Olivares murió. El Presidente envió hace un par de horas a Flores, Vergara y Puccio para que parlamenten. No creo que renuncie".
Casi de inmediato comienza el tiroteo de los militares contra el Palacio Presidencial.
Disparan los soldados de la infantería, los cañones y enseguida continuarán los tanques.
Los tanques Sherman habían irrumpido por las calles Morandé, Moneda, Teatinos y Agustinas hasta la Plaza de la Constitución. Frente al Palacio de Gobierno.
Los tanques son los M-41 Sherman, de 32 toneladas. Usados en la guerra de Corea por el ejército norteamericano. Y parte de ellos, recibidos por el ejército chileno como regalo de los norteamericanos de acuerdo al Programa de ayuda entre Chile y EE.UU.
Un tanque que está cerca de la entrada principal del Palacio de Gobierno recibe un bazookazo que lo destruye completamente y sus ocupantes mueren carbonizados. Los tanques disparan cañonazos y sus ametralladoras de grueso calibre impactan la sede del gobierno chileno. Llegan más tanques. También los alzados usan cañones de 105 mm del regimiento Tacna.
Los tanques y fusilería disparan desde el norte de La Moneda. Entre calle Moneda y Agustinas. Son los del Blindados 2, quienes por segunda vez en pocas semanas atacan el Palacio Presidencial.
Disparan a las oficinas presidenciales, del Ministro del Interior y Secretaría General de Gobierno preferentemente.
Todas las armas son válidas para aniquilar al Presidente y a quienes resisten el golpe de Estado.
Por el oeste desde el Hotel Carrera, hoy Ministerio de RR.EE ataca la Escuela de Infantería de San Bernardo y por el este la Escuela de Sub oficiales parapetada en calle Morandé.
Uno tanque impacta con su obús cerca del Presidente.
El detective Quintín Romero relata:
”Un tremendo orificio se abrió ante nuestros ojos. Nos arrinconamos todos. Cayeron brazas y comenzaron a quemarse las alfombras. Fue terrible. Gateando llegamos hacia donde se iniciaba el fuego y lo apagamos con cojines. En ese instante comenzó a sonar el teléfono. Nadie lo atendía porque estábamos todos parapetados.
Manuel Cortes, miembro del grupo socialista de los Gap, parapetados en el ministerio de OO.PP, dice:
”Desde la Alameda y desde los edificios que quedaban por Teatinos aparecieron los militares en la azotea y comenzaron a arrojar bombas de gases lacrimógenas hacia el interior, con lo que las personas en el interior comenzaron a asfixiarse”.
Allende efectúa una reunión con quienes le acompañan, en medio de un pasillo del segundo piso. El Presidente les dice que bajen sin armas, municiones, cascos. Nada que parezca arma. Que bajen tranquilos. Que el se quedará resistiendo hasta el final con un grupo de su escolta personal.
Encabezan la fila Miria Contreras y una secretaria del Ministerio del Interior.
Allende se despide de cada uno de ellos. Bajan por la escalera al primer piso para salir por la puerta de Morandé 80.
Allende que estaba en el último lugar de la fila que salía regresa y sube al segundo piso donde están algunos miembros de su guardia personal y otros GAP no salen y regresan junto al Presidente.
Cortes:
”Siguen los ataques hasta que, en torno a la 1:00-1:30 p.m. se abre violentamente la puerta de Morandé 80, por donde salen algunos prisioneros que son tirados al suelo, golpeados e incluso con intención de dispararles. En ese momento abrimos fuego contra esos militares, que escaparon hacia el interior del edificio, saliendo poco después utilizando como escudo humano a los prisioneros. Entonces nos dimos cuenta que no podíamos seguir disparando y ordenamos el alto al fuego. Los primeros prisioneros en ser sacados de La Moneda fueron los que habían estado combatiendo dentro. Estos fueron alineados y posteriormente arrojados contra el suelo en medio de la vía pública. A continuación comenzaron a sacar al resto de la gente que estaba en el edificio (asesores, médicos, secretaria personal de Allende etc. A medida que eran sacados de La Moneda, los prisioneros fueron parados uno a uno, registrados físicamente y puestos contra la pared con las manos en la nuca, y de esta forma, alineados junto al resto de los compañeros. En ese momento llegó un tanque por calle Morandé, de sur a norte, que se para frente a la línea de compañeros que estaban tendidos en el suelo y oigo decir al conductor del tanque: “Permiso mi capitán para pasarle la oruga por arriba a estos concha de su madre". Le dicen que no y baja el cañón del tanque y lo apunta hacia abajo, hacia los compañeros que están tirados en medio de la vía pública. En ese momento dejamos de disparar y empezamos a idear la forma de cómo salir del edificio”.
Los militares ya están ingresando al Palacio Presidencial por la entrada de Morandé 80
Dirá el general Javier Palacios Ruhman, encargado de asaltar el Palacio Presidencial y ya mayor general en retiro, en septiembre de 1999, desde su casa en Viña del Mar:
“Si estaban entrando los soldados y los oficiales como no iba hacerlo un general. Nos recibieron a balazos los miembros de la guardia personal de Allende. No veíamos casi nada por el humo, pero dominamos la resistencia. Cuando llegamos al segundo piso en busca del Presidente las oficinas donde despachaba estaban solas y en desorden…”.
El combate es encarnizado.
Una ráfaga salida del grupo del Presidente Allende dirigida al general Palacios es recibida de lleno por un capitán del regimiento Tacna que saltaba intentando parapetarse de los disparos del grupo de Allende. El capitán muere en el acto.
El general Palacios continúa con su declaración:
"Cuando entramos a una oficina, emergió un muchacho de rasgos araucanos, quien con una metralleta en la mano nos chorreó a balazos que pegaban en la muralla. Una de las balas rebotó y me pegó en la mano y me cortó solamente una venita".
Junto al general Javier Palacios está el teniente de la Escuela de Infantería Armando Fernández Larios quien tapona la herida de Palacios con el pañuelo del general. Esto motivará un intercambio de cartas entre los dos uniformados.
En el grupo del general Palacios están entre otros los tenientes René Riveros, Armando Fernández Larios y los capitanes Roberto Garrido, Mosquera, Rigoberto Rubio, todos de Escuela de Infantería de San Bernardo. Casi todos ellos serán miembros fundadores de la Dina. Se dividen ahora en pequeños grupos.
El grupo del capitán Garrido llega al segundo piso, al Salón Rojo. Allí encuentra a cinco civiles que disparan parapetados entre los escombros. Entre el humo. Uno de ellos es el Presidente Allende, junto a cuatro de sus escoltas.
Llegan militares a apoyar al grupo del capitán Garrido, pues allí es el único lugar donde se combate.
Uno de los militares dispara sobre un civil, es el Presidente Allende. Pero no logra alcanzarlo. El capitán Garrido, tendido en el suelo dispara en ráfaga e impacta al Presidente Allende. Una de las balas penetra, en el lado derecho de la cara, cerca de la nariz, bajo el ojo, otras impactan en el pecho y estómago del Presidente Allende. Este se dobla, trata de afirmarse y cae cerca de la puerta de un salón. El teniente René Riveros se acerca al cuerpo del Presidente Allende y lo remata. El Presidente tiene más de cinco impactos de bala.
Eugene Propper, fiscal norteamericano en el caso del doble asesinato de Orlando Letelier y Ronnie Moffit que interrogó en EE.UU, al ya ex teniente Armando Fernández Larios por el crimen de Orlando Letelier escribe en el libro “Laberinto”:
" Poco después de las 2 PM las compañías de infantería penetran en La Moneda. Algunos grupos corren al piso superior en medio del humo y cubriéndose con ráfagas de ametralladoras, René Riveros, un teniente de pelo rubio, repentinamente se ve enfrentado a un civil armado que viste un sweater de cuello alto. Riveros vacía la mitad de su cargador en el Presidente de Chile, matándolo instantáneamente con heridas que van desde la ingle a la garganta".
El general Palacios llega a la entrada del Salón Rojo. Cerca de la escalera principal, en el suelo yace muerto el Presidente de la República de Chile Salvador Allende.
Palacios reconoce a Allende por el reloj que este llevaba. Es lo primero que le llama la atención. El reloj se lo había visto el general Palacios al Presidente en diversas reuniones. La razón por la cual lo reconoce por el reloj es que la cara de Allende estaba protegida, al momento de ser acribillado por una máscara antigas y un casco de guerra.
El general Palacios, en su primera declaración dice que encontró al Presidente Allende en el suelo cerca de una escalera de acceso al segundo piso y que cinco o seis Gap disparan hasta el final”. Lo que le significó al general Palacios que lo sacaran rápidamente de la escena.
Palacios:
-“El (el Presidente Allende) estuvo disparando todo el tiempo, porque tenia las manos llenas de pólvora. El cargador de la metralleta estaba vacío. Había numerosas vainillas en las ventanas y cerca de su cuerpo. A su lado también estaba un revólver y cuando pasé a identificarlo tenía un casco y una máscara de gases”.
Esta declaración del general Javier Palacios desmiente toda la trama del montaje del "suicidio".
¿Como se "suicidó" el Presidente Allende con el casco y la máscara antigases puesta?
El informe de Investigaciones no reconoce la existencia de la máscara antigas, del revólver y dice que el Presidente Allende al momento de su "suicidio", vestía su vestón impecablemente abotonado en el segundo botón (!) y con el pañuelo de seda en el bolsillo superior... (!)
El general Palacios trasmite al miembro del coordinador golpista en representación del ejército, el general Sergio Nuño Bowden:
-” Misión cumplida. Moneda tomada. Presidente muerto”.
En ningún momento Palacios comunica el suicidio del Presidente.
El general Nuño entrega la información personalmente a Carvajal a las 14:48 ya que Nuño era miembro del Coordinador golpista.
Y SE PRODUCE DE INMEDIATO UN MUY LARGO SILENCIO EN LAS TRASMISIONES MILITARES GRABADAS.
Carvajal al retomarse las comunicaciones comunicará que Allende se suicidó).
Al mismo tiempo una radio clandestina es captada en Mendoza, ciudad fronteriza argentina con Chile y en la República Federal de Alemania, en Esschborn, una hora después que la de Argentina.
La radio clandestina es la que funciona a unos metros de Patricio Carvajal, en el quinto piso del Ministerio de Defensa y la operan civiles fascistas y militares golpistas, entre ellos el hijo del general Arellano, Sergio Arellano Iturriaga, un abogado recién recibido, miembro de la Juventud demo-cristiana y del aparato publicitario del PDC y ex cadete militar.
Trasmiten:
”Atención, atención Chile. Atención todo el mundo. Aquí Santiago 33. Este es Chile Libre. Allende es ya un cadáver. ! Arriba Chile!! Estamos alegres! Viva el capitán Garrido. El capitán Roberto Garrido nos ha liberado de las garras del marxismo. El capitán Garrido ha ejecutado al tirano comunista en su palacio. El capitán Garrido es el nuevo libertador.
Aquí trasmite la Asociación de chilenos libres. Allende ha sido ajusticiado por nuestros gloriosos soldados… Patria o Muerte.”.
SE REANUDAN LAS CONVERSACIONES RADIALES
Carvajal llama a Pinochet y Leigh.
CARVAJAL: Gustavo y Augusto, de Patricio. Hay una comunicación del personal de la Escuela de Infantería que ya esta dentro de La Moneda. Por las posibilidades de interferencia la voy a trasmitir en inglés: They say that Allende comiteed suicide and is death now. Díganme si han entendido?
PINOCHET:...afirmativo. Hemos entendido perfectamente.
LEIGH: Entendido perfectamente.
CARVAJAL: Augusto, respecto al avión para la familia, no tendría urgencia esta medida. Entiendo que no tendría urgencia sacar a la familia inmediatamente.
PINOCHET: Que lo metan en un cajón y lo embarcan en una avión viejo junto a su familia. Que el entierro lo
hagan en otra parte, en Cuba. Si no, va a ver más pelota p’al entierro. Si éste hasta para morir tuvo problemas.
CARVAJAL: Conforme, la información esta se va a mantener reservada.
PINOCHET: Patricio, el avión con el cajón y se manda a enterrar a Cuba... es conveniente que consideremos que puede tener dos caminos: que lo enterremos aquí en forma discreta o lo llevamos a enterrar a Cuba o a otra parte. Quiero respuesta inmediata.
(La respuesta no queda grabada en la grabación disponible comúnmente conocida).
En la misma noche del martes 11 el general Javier Palacios es enviado a Brasil. Las declaraciones de Palacios no coinciden con la versión oficial del “suicidio” que comienza a prepararse. Las contradicen.

14:30 LLEGAN LOS BOMBEROS
Fernando Cuevas Bindis es el Comandante de los bomberos, su segundo comandante es Jorge Trizzotti.
Cuevas sabía del golpe militar desde las seis de la mañana dateado por el periodista Enrique Folch. Por esta razón ya desde temprana mañana Cuevas tomó medidas preparatorias ante las eventualidades del golpe de Estado.
El comando golpista había designado al comandante de ejército Hernán Padilla como contacto golpista con los bomberos. Y con la instrucción de comunicarle a la comandancia de los bomberos que sólo podían actuar por expresa orden del comando militar, las cuales serán trasmitidas por el propio Padilla.
Cuando son las 14:30 llaman desde el comando golpista al Cuerpo de Bomberos. Es Padilla quien les da la orden de actuar.
A la misma hora el secretario de prensa de la Junta Militar Federico Willoughby lee una declaración a la prensa que contradice la versión del suicidio entregada por el general Baeza. A propósito el general Baeza exclama encolerizado: “Esto nos pasa por trabajar con pijecitos hijos de puta”
Cuevas recuerda:
- Como a las dos y media nos dijeron! “Ahora”!
Cortes:
-“Entretanto, en la calle llegaban bomberos (unos dos o tres carros de bomberos) y empezaron a tirar mangueras para meterlas por la puerta de Morandé y tratar de controlar el incendio”.
Desde el Ministerio del Interior las llamas avanzan desde calle Moneda y calle Teatinos al oeste hasta calle Morandé al este. El piso del segundo piso cuelga. Amenaza caer sobre los salones destruidos El Gran Comedor y el Gran Living no están destruidos. La Intendencia del Palacio Presidencial, en el tercer piso, tiene dos las oficinas colgando en el aire. Dos automóviles y una patrullera de la policía de Investigaciones fueron aplastadas por los tanques.
Cuevas:
- “Nos trasladamos rápidamente. Instalamos nuestras máquinas y nos dedicamos a apagar primero la Intendencia y luego a aislar las zonas no comprometidas. Trabajamos entre dos fuegos (...) Los militares se parapetaban detrás de nuestras bombas, mientras los francos tiradores disparaban desde todos los edificios colindantes. El fuego lo cortamos con navaja. Justo en la puerta de Morandé 80. Cuando ingresamos a La Moneda estaba limpia de gente extraña (!)”.

MUERTE DE ALLENDE
Pronto llegaran a La Moneda miembros del Servicio de Inteligencia Militar al mando del general Baeza a fin de escenificar el ”suicidio” de Allende.
Baeza es oficial del Servicio de Inteligencia Militar. Será nombrado de inmediato por Pinochet Director de la Policía de Investigaciones.
Se trataba inicialmente de presentar al Presidente Allende “rendido” o huido. No muerto en combate a manos de los militares. A fin de “desalentar a un más al enemigo interno”. Sólo les queda ahora la alternativa ante Chile y el mundo de presentar al Presidente de Chile como “suicidado”
El general Javier Palacios que desconoce esta escenificación siniestra es sacado a otro lugar mientras los miembros del SIM toman en cuerpo de Allende, lo tienden sobre un abrigo y lo arrastran al Salón Independencia ya que el Salón Rojo está ya totalmente destruido. Sientan al Presidente en un sillón de felpa rojo, y sobre el abrigo. La metralleta de Allende la ponen afirmada en el suelo entre las piernas del Presidente Allende con el cañón a distancia del mentón y disparan. Dos tiros, precisamente dos. Los que pusieron los "escenificadores" el el cargador. Ya que este estaba vacío cuando el general Palacios identificó a Allende y revisó su fusil, inmediatamente después de ser acribillado.
Después de esta macabra operación ingresan el general Palacios, el capitán Garrido y otros. El general Palacios, un oficial graduado en el ejército de Alemania, queda choqueado al ver la escena con el cadáver de Allende recién ”suicidado” a manos del SIM.
El "enemigo" del general Palacios-ahora-no ha muerto en combate, de "igual a igual" como en una guerra, sino que ha sido "suicidado". El combate cambió entonces de "carácter"."Hay ciertas normas en la guerra que hay que respetar", según Palacios, quien no quiere hacerse cómplice de esta macabra trama del "suicidio". Palacios pedirá una bandera chilena para cubrir el cuerpo de Allende de su enemigo muerto en combate. Y no "suicidado". Esta escena la presencia un oficial de Bomberos. No se encuentra una bandera chilena.
El general Baeza encargado de la escenificación de la muerte de Allende llamará más tarde a la casa donde dirigentes del Partido Demo-cristiano están reunidos. Les informa que Allende se suicidó y de entre los que estaban reunidos señala que Osvaldo Olguín, Mariano Ruiz Esquide y Montt estaban autorizados para presenciar la autopsia de Allende. Pide la dirección de la casa y les promete que a las 5 de la tarde dos jeeps pasarán a buscarlos.
Jamás llegaran los jeeps a buscarlos para presenciar la autopsia al cuerpo de Allende.

DETECTIVES EN LA MONEDA
A las 16:30 llegan a bordo de un jeep del ejército detectives de la Brigada de Homicidios a reconocer el cadáver de Allende y participar en las diligencias policiales del caso. Previamente habían sido citados a una reunión con el comando golpista en el 5 piso del Ministerio de Defensa donde queda constituido un ”grupo de trabajo” dedicado exclusivamente escenificar la muerte de Allende y la entrega de la versión ”oficial”. El general Sergio Arellano les da las instrucciones.
Los detectives son el jefe de la Brigada de Homicidios Hernán Romero Espinosa, un ex jefe de la policía política de Investigaciones, el detective primero Julio Navarro, los peritos balísticos Carlos Davinson Letelier y Jorge Almazabal Mardones, el experto en planimetría Alejandro Ossandon Carvajal, el experto en fotografía forense Enrique Contreras Riquelme y el experto en huellas digitales Héctor Enríquez Carvajal.
El informe pericial de los detectives lo firmará además el jefe del laboratorio de la policía técnica de Investigaciones Luis Raúl Cavada Ethel.
En su informe pericial los detectives de la B.H toman 27 fotografías y dibujan croquis que muestran en la posición en que estaba el cuerpo de Allende. Escriben en parte que el Presidente tenía:"…ropas en orden: Chaqueta de tweed color gris, abotonada en el botón inferior de dos que tiene la prenda (...)."El Arma encontrada (…) con su cargador puesto, quedó en poder del General (...) Palacios (…) esta arma no fue descargada (…) de modo que se ignora el número de cartuchos que había en su cargador y si había algún cartucho en su recámara” (…) No se le tomó declaración al Dr. Guijón por no entorpecer (¡!) las averiguaciones del interrogatorio a que será sometido por la Fiscalía Militar.(…) estas inspecciones oculares se hicieron con premura, de manera que no permitió hacer un examen prolijo del lugar mismo en busca de otro proyectil, ya que por la cantidad de vainillas se presume la existencia de otros…”
Se retiraran los detectives a las 18:10.( se publica en la sección VARIOS, el informe completo de Investigaciones)

FOTÓGRAFOS DE EL MERCURIO EN LA MONEDA
Los militares autorizan para ingresar al lugar donde se encuentra el cadáver del Presidente Allende al fotógrafo jefe de El Mercurio Juan Enrique Lira y al fotógrafo del mismo diario Hernán Farías. Lira toma 16 fotografías.
Juan Enrique Lira es de confianza del dueño de El Mercurio Agustín Edwards a quien también organiza las fiestas del personal. Lira es un ex campeón de Chile de tiro. Su padre es un antiguo profesor de tiro en la Escuela Militar y ha enseñado a disparar a generaciones de cadetes, muchos de ellos convertidos ahora en oficiales con activa participación golpista. Prácticamente todos los oficiales que ingresaron a La Moneda fueron instruidos por el padre de Lira.
J.E Lira es Editor fotográfico de El Mercurio”. Estudió en el colegio de los sacerdotes norteamericanos del Grange School y en el Granwell, de Boston, EE.UU.
El Mercurio informa al día siguiente que cuando ingresaron sus periodistas Lira y Farias al lugar donde se encontraba el cadáver del Presidente, aquellos” no pudieron apreciar la forma en que vestía (Allende) porque cuando los periodistas de este diario Juan Enrique Lira y Hernán Farias fueron llevados por militares a observar la escena, sólo había una tenue luz que salía de un foco del cuerpo de bomberos. El cadáver quedo recostado en el suelo junto a un sofá y al lado se mantenía una metralleta con la siguiente inscripción:
” A su amigo y compañero de armas, Salvador. Comandante Fidel Castro”.
Hay que señalar que la placa en el fusil de Allende no tiene la palabra “comandante”.
Las afirmaciones de “El Mercurio” desde un principio ponen en duda la versión de los militares de que Salvador Allende se había suicidado.
La inscripción sobre una pequeña placa a un costado de la culata de la metralleta de Allende fue leída por los fotógrafos y fotografiada bajo ”la tenue luz de un farol” de los bomberos. Pero a pesar que usaron los flaches dieciséis veces no pueden decir que ropas tenía puestas el Presidente.
¿Por que no revelaron que ropas tenía puestas el Presidente Allende?
Numerosas fotografías del cadáver de Allende las mantendrá más de 15 años en su escritorio Federico Willoughby, quien teorizó a los militares, el día del golpe acerca de la necesidad de "matar el mito de Allende" y no presentarlo luchando hasta morir.
El mismo día 11 la policía de Investigaciones quedará al mando del general Orlando Baeza Michelsen y representante de Pinochet en el comando coordinador golpista. Y encargado de la escenificación del "suicidio

PERIODISTAS CANAL 13 TV DE LA PONTIFICIA UNIVERSIDAD CATÓLICA
Los militares también autorizan a periodistas del Canal 13 de TV de la Pontificia Universidad Católica a ingresar al recinto donde esta el cadáver de Allende. Ellos son Miguel Ángel Romero, Manuel Labra y Claudio Sánchez.
Permanecen no más de quince minutos en La Moneda. Estos periodistas dan una versión diferente a la de El Mercurio.
El canal de TV además no mostrará las imágenes del lugar donde está el cadáver de Allende. Entregan sólo la versión del "suicidio" de los militares.
Años después Sánchez, Labra y Romero en entrevista a ”Que Pasa”,relatan:
“…cuando al fin pudimos subir, (al Palacio de La Moneda) en la oficina de Osvaldo Puccio el desorden era terrible…ahí fue cuando vimos a Allende, sentado en un sillón de felpa rojo y ya sin vida. La masa craneana en el techo, ropa y alfombra demostraba que se había suicidado. Si bien tenía destrozada la mitad del rostro, era reconocible. Unos diez minutos después, lo subían a la ambulancia, que lo llevó al Hospital Militar…”
Esta versión de los periodistas del canal de TV de la Pontificia Universidad Católica corresponde a lo visto por ellos a entre las 18:05 y las 18:20 horas.
Los periodistas de El Mercurio habían dicho que vieron a Salvador Allende en el suelo. Los de la TV de la Pontificia Universidad Católica llegados diez minutos después que se retiraran los de El Mercurio dice que vieron a Allende sentado en el sillón de felpa rojo, ”suicidado”.

El cadáver del Presidente Allende es sacado por soldados salpicados de sangre y 3 bomberos a las 18:30.
Llevan el cuerpo del Presidente de la República en una camilla cubierto con un chamanto que había sido confeccionado por campesinas de La Ligua y regalado a través de un abogado a Allende hacía pocas semanas. Otras versiones señalan que este choapino había sido comprado en Ecuador durante una gira internacional del Presidente Allende. Este es el ”choapino boliviano” que la mayoría de las publicaciones controladas por los militares informaran. El chamanto fue tomado por los militares cuando pasaban frente a la oficina de Puccio donde estaba guardado.
Mario Ilabaca era a la fecha del golpe capitán de la 12 compañía de Bomberos:
“… volví al segundo piso para ver como estaba mi gente y entré a la oficina del Presidente Allende donde había fotos desparramadas. En un salón contiguo estaba su cadáver, rodeado por varios militares. El general Palacios me pidió que no entráramos y cerraron la puerta (…) minutos después vi sacar la camilla con el cuerpo del Presidente. Como los soldados tenían armamento cruzado y la escalera era más o menos estrecha, nos acercamos y los ayudamos a bajar la camilla desde el segundo piso para depositarla en la ambulancia”.
Los bomberos que ayudan a los soldados a bajar la camilla hasta dejar el cadáver del Presidente en el vehículo militar son además de Ilabaca los bomberos Alberto Curatier (fallecido) y Héctor Merville. Ilabaca actualmente es Director Honorario del Cuerpo de Bomberos.
También entra al Salón Independencia el bombero Alejandro Artigas Mac Lean, el primer bombero en llegar al Palacio Presidencial. Tiene al momento del golpe el grado de teniente 1*:
“Logré entrar al Salón donde no podía ingresar todo el mundo. Adentro había algunos militares, entre ellos el general Palacios. El cuadro era dantesco y pude acercarme al sillón donde yacía el Presidente (…) vi el cadáver del Presidente Allende, levemente inclinado hacia su derecha, con su rostro desfigurado como efecto del impacto y la metralleta entre medio de sus piernas. Tenía los dedos manchados y sobre un gobelino y el techo había restos de masa encefálica..."
Manuel Cortes quien se encuentra todavía al interior del Ministerio de OO.PP frente a Morandé 80 observa cuando sacan el cuerpo del Presidente Allende:
"...Posteriormente sacaron una camilla con el cuerpo cubierto por una manta, en donde yo reconocí que era el cuerpo del Presidente Allende por los zapatos que llevaba y que yo conocía perfectamente. Eran zapatos negros con una suela en terraplén de goma. La camilla era portada por bomberos y militares que esperaron a que entrara un camión de sanidad militar, que entró marcha atrás, abrieron la puerta y metieron rápidamente la camilla..."
Introducen la camilla con el cuerpo de Toman rumbo al sur por Morandé después giran por Alameda-Providencia al Hospital Militar.

COMUNICACIONES POST MORTEM
El general Oscar Bonilla Bradanovic, el segundo de Pinochet se comunica:
-Cinco de uno. Un momentito. Aquí general Bonilla. General Bonilla. Patricio dime si me escuchas.
Te oigo bien adelante:
"De parte del Comandante en jefe lo siguiente: es indispensable que a la brevedad posible los médicos jefes del Servicio de Sanidad del ejército, de la armada y de la Fach y el jefe del Servicio médico de carabineros más el médico legista de Santiago, hagan, certifiquen, la causa de la muerte del señor Allende con el objeto de evitar que mas adelante se nos pueda imputar por los políticos a las Fuerzas armadas el haber sido los que provocaron su fallecimiento. Esto interesa que sea a la brevedad. Que usted se lo comunique a las respectivas instituciones. Diga si me ha entendido. Cambio.
-Conforme. Los médicos serian los directores...inaudibles
-Aquí Oscar para Patricio. Oscar para Patricio. Adelante. Cambio.
-Aquí Patricio. Adelante, Oscar.
-Tiene que hacer un comunicado, no se si ustedes lo tienen hecho ya. Sobre la causa, la forma en que se produjo la parte final y el desenlace. Ustedes tienen algo preparado o no?
Conforme. Vamos a llevar preparado para la reunión de la Junta.
-Es necesario ser muy cuidadoso en puntualizar bien los hechos porque hay dos aspectos sucesivos, que si no se explican bien podrían aparecer contradictorios. Uno es que depuso su actitud y aceptó entregarse, rendirse. Y posteriormente el hecho de que se le encuentra que se ha suicidado. También ESTO TENDRÍA INGERENCIA EN EL INFORME DE LOS MÉDICOS. Pero estimamos que toda esta materia tiene que ser muy cuidadosamente expuesta, de manera que no quede en forma vaga u oscura, para evitar que después se nos hagan cargos y se pueda pretender que nosotros hemos intervenido en este final".
CARVAJAL: Conforme, comprendido. Vamos a preparar un borrador de la declaración correspondiente.
VOZ PUESTO 1: Perfectamente. También esta declaración tendría que llevar una declaración general de los hechos. Por ejemplo, la acción de los extremistas que dilató con el fuego de los edificios vecinos el desenlace final y que incluso impidió la rendición o la dilató; la gran presencia de extranjeros que se ha detectado; enseguida, algunos antecedentes sobre los focos extremistas que aún quedan y el estado general de la tranquilidad del país que es total. Entonces, en general creemos que estas ideas debieran dar una situación en el comunicado.
CARVAJAL: Vamos a redactar un borrador.

Se escuchan voces que hablan inglés. Son probablemente del personal norteamericano que se comunican con los golpistas. Trasmiten los militares golpistas las informaciones acerca de resistencia de trabajadores en la planta textil Sumar y en Cristalerías Chile.
Mas tarde la Voz de militar de comando de Pinochet:
-Queremos saber si ya los jefes del servicio de sanidad con el medico legista hicieron el reconocimiento y el acta correspondiente en seguida.
Instantes después otro mensaje desde el puesto de Pinochet:
VOZ DEL PUESTO 1: No se puede aceptar publicación de prensa de ninguna especie y la que llegara a salir, además de ser requisada, motivara la destrucción de las instalaciones en las que fue editada
(...) el comandante en jefe necesita tomar presos a directiva que trabaja en ”Punto Final”
CARVAJAL: Sí, te voy a dar una información. Voy a traer la lista de los detenidos. Un momento. Principales en La Moneda son los siguientes: José y Jaime Tohá, Aníbal Palma, Flores, Daniel Vergara, Puccio e hijo, un tal Hurtado, que era del Ministerio del Interior. Cincuenta miembros, aproximadamente 50 del Gap. Se encontró en
La Moneda un gran arsenal de toda clase de armas y explosivos y máscaras antigases etc. Al entrar a La Moneda, un teniente del ejército fue herido por uno de los Gap. Se le contestó el fuego y dos Gap resultaron heridos graves y fueron conducidos al Hospital Militar.
PINOCHET: Te sigo escuchando.
CARVAJAL: Además de esos detenidos, hay dos muertos (¡).El que te informé anteriormente y el periodista Augusto Olivares. Esa sería toda la información que tengo.
PINOCHET: Gracias, gracias. Nos encontramos en el lugar que acordamos.
CARVAJAL: Conforme. Terminado entonces.
Pinochet conversa con el general Díaz de la Fach, instalado en el centro coordinador golpista:
VOZ: Queremos saber si ya los jefes del Servicio de Sanidad con el médico legista hicieron el reconocimiento y el acta correspondiente enseguida. Hay que tener cuidado, no vaya a ser que lo quieran llevar a la Morgue para hacerle la autopsia y enseguida, eso es peligroso porque...no sé... Es un antro de extremistas y entonces no vaya a ocurrir que traten de robarse el cuerpo. Adelante. Cambio. Nicanor.
DÍAZ: Mira, no te puedo decir si ya salió de La Moneda, pero delante de mí Brady-hace aproximadamente una hora y media dio la orden de trasladarlo en secreto en ambulancia al Hospital Militar y los jefes de sanidad de las Fuerzas armadas y carabineros más el médico legista fueron citados al Hospital Militar para efectuar el examen y elaborar el acta. Entiendo que esa acta tienen que traerla aquí, al Estado Mayor y no ha llegado todavía. Creo que no han tenido tiempo en hacer el examen. En todo caso el cuerpo va a quedar en el Hospital Militar hasta nueva orden. Cambio.
VOZ: Recibido conforme. Oye Nicanor. Hay que tomar las medidas de seguridad y dile a Herman Brady de garantizar absoluta seguridad del Hospital Militar en ese caso. Y cuando tengas información, por favor la proporcionas para acá. Adelante. Cambio. Nicanor.
DÍAZ: Perfecto. Perfectamente comprendido. Contacto con ustedes inmediatamente y una vez que tenga alguna nueva información, te llamo. Cambio.
VOZ: Gracias, Nicanor. Terminado.
La versión del suicidio que dará el médico Guijón se puso en duda por varios colaboradores del Presidente Allende. Todos, incluido Guijón- internados en el campo de concentración de la isla Dawson. Uno de ellos, el Miguel Lawner ha dicho a propósito:
"… no significa que lo hayamos (a Guijón) estigmatizado ni mucho menos. Siendo un integrante habitual de la reunión que frecuentemente nos congregan”.

ARRESTADOS EN EL TACNA
El grupo de arrestados de La Moneda fue trasladado desde los sótanos del Ministerio de Defensa al regimiento Tacna. Allí fueron metidos en uno de los dos patios del regimiento, llamado ”boquerón”, ubicado en la parte de atrás del regimiento.
El coronel Ramírez Pineda estaba enloquecido, gritaba a los funcionarios del gobierno:
-"Ustedes hirieron a mi general Palacios. Ustedes tienen que ser matados de inmediato.
El coronel Ramírez Pineda, fuera de sí es calmado por algunos oficiales.
Los funcionarios del gobierno están tendidos en el suelo, con las manos amarradas a la espalda con alambres de púas lo mismo que sus pies. Sin camisa, calcetines ni zapatos Forman dos hileras. Rodeados por militares exaltados que les apuntan con sus fusiles y pisan sus cuerpos en la cabeza y espalda las espaldas con sus botas.
El detective Quintín Romero uno de los ”prisioneros de guerra”, en el regimiento relata:
-“Estábamos en las caballerizas (miércoles 12) (el ”boquerón) cuando dijeron que iban a traer un sacerdote porque Enrique París iba a ser fusilado. Llegaron oficiales con un sacerdote y le preguntaron a París si quería confesarse. El contestó que no, que no era creyente, que no necesitaba un sacerdote. Cuando trajeron al sacerdote hicieron pararse a París. No se podía parar. Estaba tullido, le costó mucho..."
A Enrique París se lo llevaron y no será visto nunca más. Hasta que su cadáver fuera descubierto en 1996, asesinado por las balas de los militares, ese 11 de septiembre. París es el primer fusilado de ese grupo sacado de La Moneda. Es el TESTIGO del asesinato del Presidente Allende. Se había quedado atrás cerca del Salón Independencia. Y les había enrostrado a los militares el asesinato de Allende. Su fusilamiento elimina el testigo. Todos los demás "prisioneros de guerra" fueron fusilados el jueves de madrugada.
-El Mercurio titula en su edición del jueves 13 de septiembre. Primer día de aparición tras el golpe militar del martes 11:
“MURIÓ ALLENDE. El Presidente se suicidó.
Su cadáver quedó en el Gran Living de La Moneda”.
” No se pudo apreciar la forma en que vestía porque cuando los periodistas de este diario Juan E. Lira y Hernán Farías fueron llevados por los militares para observar la escena sólo había una tenue luz que salía de un foco del Cuerpo de Bomberos.
El cadáver quedó recostado en el suelo, junto a un sofá y al lado se mantenía una metralleta con la siguiente inscripción:
“A su amigo y compañero de armas, Salvador. Comandante Fidel Castro”. (LA PALABRA " COMANDANTE" NO Está EN LA INSCRIPCIÓN)
"Los restos del ex Jefe de Estado fueron retirados desde La Moneda a las 18:30 horas, en una camilla cubierto con un choapino boliviano”

COMUNICADO OFICIAL
"La Junta Militar entregó el siguiente comunicado oficial sobre el deceso de Allende:
1.- A las 13:50 horas del martes 11 de septiembre, por intermedio de Fernando Flores y Daniel Vergara Salvador Allende ofreció rendirse incondicionalmente a las fuerzas militares.
“2.-Para los efectos se dispuso de inmediato el envió de una patrulla, cuya llegada al palacio de La Moneda se vio retrasada por la acción artera de francotiradores apostados especialmente en el Ministerio de Obras Publicas, que pretendieron interceptarla.
“3.-Al ingresar esa patrulla a La Moneda encontró en sus dependencias el cadáver del señor Allende.
“4.-Una comisión de los servicio de Sanidad de las Fuerzas armadas y de Carabineros y un medico legista constataron su deceso.
“5.- Al medio día del miércoles 12 de septiembre se efectuaron sus funerales privados, acompañados por la familia”
Este es el primer comunicado que informa de la muerte de Allende aparecido en El Mercurio el jueves 13 de septiembre. Dos días después del golpe militar.

AUTOPSIA:
La orden de autopsia se da en documento de la Segunda Fiscalía Militar. Y extrañamente el resultado de la autopsia es enviado a la...Primera Fiscalía Militar.
En el sector de Otorrinolaringología del Hospital Militar están los médicos que participan en la autopsia de Allende. Están los médicos de las FF.AA armadas encabezados por el médico del Instituto Medico Legal Tomás Tobías Pinochet; Mario Bórquez Montero, aviación; Miguel Versin Castellón, marina; José Rodríguez Véliz, ejército; Luis Veloso, carabineros. El perito del Instituto Medico Legal Mario Cornejo Romo; El médico del Hospital Militar José Luis Vásquez Fernández. También estuvo allí Patricio Kellet, sub director del Hospital Militar. .
Observan la autopsia militares encabezados por el general Herman Brady Roche. Este se retira media hora después de realizada la autopsia, cuando terminaron de "arreglar la cara y cabeza de Allende". El informe se denomina:
-INSTITUTO MEDICO LEGAL INFORME AUTOPSIA n 2449/ 73 DE: SALVADOR ALLENDE GOSSENS

El informe se inicia de la siguiente forma y en sus primeros párrafos dice:
“Con fecha 11 de septiembre de 1973, siendo las 20 horas, los peritos médico-legistas que suscriben, asistidos por el auxiliar especializado del Instituto médico legal, Señor Mario Cornejo Romo, nos constituimos en el Hospital Militar de esta ciudad en cumplimiento de las disposiciones dictadas por el señor Fiscal de la Primera Fiscalía militar, por las cuales se nos comisionaba para practicar la autopsia del cadáver del señor Salvador Allende Gossens. El examen de los restos fue practicado en el pabellón de cirugía del departamento de Otorrinolaringología del referido Hospital, en cuya mesa central, reposando sobre una camilla de lona de campaña y cubierto con una gruesa manta, yacía el cadáver en posición de cubito dorsal. La autopsia del cadáver fue presenciada por un reducido grupo de personalidades debidamente autorizadas por el señor Fiscal, instructor de la causa.
La diligencia se terminó de cumplir hacia las 24 horas del día 11 de septiembre en curso, quedando los restos a disposición de las autoridades correspondientes para los trámites ulteriores”

El Informe continúa haciendo una relación de “nuestras observaciones” con respecto al cadáver de Allende, señalan los médicos.
Las conclusiones del Informe son las siguientes:
1.-Cadáver del sexo masculino, identificado como Salvador Allende Gossens.
2.-La causa de la muerte es la herida de bala Cerviño-buco-cráneo-encefálica- reciente, con salida de proyectil.
3.-La trayectoria intra-corporal seguida de proyectil, estando el cuerpo en posición normal, es: de abajo hacia arriba, de delante hacia atrás y sin desviaciones apreciables en sentido lateral.
4.-El disparo corresponde a los llamados “de corta distancia” en medicina legal.
5.-El hallazgo de carbón y productos nitrados en los tejidos interiores del orificio de entrada, como la mucosa de la lengua y en una esquirla ósea de la base del cráneo; justifica la apreciación de que el disparo ha podido ser hecho con el cañón del arma directamente apoyado sobre los tegumentos.
6.- El disparo ha podido ser hecho por la misma persona.

El Informe esta firmado por
“Dr José L. Vásquez F. Dr Tomas Tobar Pinochet"

Existen antecedentes que señalan que el médico José Luis Vásquez F es un ginecólogo del Hospital Militar y a la fecha no era médico forense. A su vez, el doctor Vásquez estas implicado en otras dos autopsias absolutamente desacreditadas. La primera se refiere a la autopsia del funcionario de la Naciones Unidas en Santiago Carmelo Soria.
Vásquez certificó que Soria había fallecido producto de un accidente de tránsito que provocó a Soria sufriendo “una severa contusión cervical con seccionamiento de la medula espinal”.
Una investigación posterior reveló que Soria fue asesinado por agentes de la DINA. Estos lo torturaron, trataron de envenenarlo con gas sarín y finalmente le quebraron el cuello.
Una segunda autopsia se refiere al asesinato niño Rodrigo Anfruns. Un caso emblemático, en el cual se entrecruzan elementos de la dictadura. El doctor Vásquez certifica que Anfruns fue asesinado por un adolescente de 16 años, en un ataque de locura, asfixiándolo, después de intentar abusarlo sexualmente. Una investigación demostró que Anfruns fue torturado y asesinado por la CNI.
La autopsia de Allende es una autopsia más, tan desacreditada como las anteriores y otras, con fallas claras que anulan sus conclusiones que quieren demostrar que el Presidente Allende se “suicidó”.

El médico forense Luis Osvaldo Ravanal Zepeda, contradice absolutamente el informe de autopsia efectuado en el Hospital Militar.
El estudio de Ravanal se denomina: "Análisis medico de los antecedentes autópsicos y documentales relacionados con la autopsia N• 2449/ 73 de Salvador Allende Gossens”.
Ravanal es un médico cirujano, Máster en Medicina Forense, profesor y experto en Medicina Legal. Con 15 años de experiencia en Medicina Legal. Con 10 años como perito forense en el Instituto Médico Legal, esto significa la realización de centenares de autopsias. Inscrito como perito judicial en la Corte de Apelaciones de Santiago de Chile bajo el número 1.500 y acreditado en la Defensoría Penal Pública. Además es miembro fundador de la Sociedad Chilena de Medicina Legal y Criminalística y miembro de la Sociedad Iberoamericana de Derecho Medico.
Conclusiones de Ravanal:
El doctor Ravanal después de analizar todas las contradicciones y carencias del Informe de autopsia emanado del grupo que actuó en el Hospital Militar, señala en una parte de su completo informe de varias paginas “... el tipo de arma causante de las distintas lesiones representa un punto controversial, en especial por la existencia de elementos que demuestran la existencia de-a lo menos-dos impactos de bala, y sobre todo en circunstancias de que no se extrajeron proyectiles o fragmentos de proyectil ( esquirlas) tanto del cadáver como del sitio del suceso. Por ello llama la atención que no se hubiesen practicado análisis radiológicos previos a la autopsia para detectar la presencia de proyectiles y esquirlas metálicas en el cráneo, principalmente dado la dificultad que implicaba explorar unos restos de tejido polifracturados, lacerados y fragmentados. A pesar de que el informe
de autopsia describe múltiples esquirlas, estas nunca fueron sometidas a ningún tipo de análisis. No obstante lo anterior, es posible establecer las siguientes consideraciones técnicas sobre la base de las lesiones descritas:
1.- La existencia de un orificio de salida de aspecto redondeado en la zona posterior de la bóveda craneana supone la salida de un proyectil balístico que no ha sufrido mayores daños por deformaciones o desviado significativamente de su eje de rotación (…) por lo cual una lesión circunscrita a un orificio de salida redondeado, no es característica y concordante con un proyectil que ha impactado numerosas estructuras de alta resistencia como son los huesos de la mandíbula y base del cráneo durante su recorrido de penetración , con alta resistencia a su penetración desde el inicio de su trayectoria. Por el contrario, el orificio de salida redondeado en la zona parietal posterior de la bóveda craneana es compatible con un segundo proyectil, de mediana o alta velocidad, disparado a distancia, que haya penetrado directamente en el cráneo en un trayecto lineal, encontrando menor resistencia a su paso, sin sufrir cambios en su eje de rotación y sin mayor deformación estructural, concordante con un proyectil que ingresa por vía frontal.
2.- El estallido del cráneo es explicable y concordante con una lesión provocada por proyectil de alta velocidad, el cual se desestabiliza al rozar o chocar con estructuras óseas, por ello no dejan orificios redondeados sino grandes cavidades o desgarros, producto del estallido del cráneo, lo cual es perfectamente concordante con un segundo disparo a corta distancia. A esto se le suma, la ausencia de descripción de signos de vitalidad o de infiltración hemorrágica en las lesiones submentonianas.
Las consideraciones anteriores permiten establecer la ocurrencia de a lo menos dos impactos de bala penetrantes en el cráneo, en distintos lugares, pudiendo corresponder a armas de fuego diferentes”.
Después de un análisis de la propia documentación existente de la autopsia de Allende y otros documentos Ravanal concluye en lo siguiente:
“De acuerdo a las descripciones y consideraciones precedentes se establece el siguiente dictamen médico legal:
1.- Las lesiones descritas en el informe de autopsia del Presidente Salvador Allende Gossens, no son compatibles con un disparo de tipo suicida.
2.- Se constata la existencia de a lo menos dos impactos ocasionadas por armas de fuego diferentes, uno que provoca un orificio de salida redondeado en la zona posterior de la bóveda craneana y el otro que hace estallar el cráneo.
3.- Dado que no se describen signos de vitalidad en la herida submentoniana, es posible concluir que se trata de una herida post mortem.
4.- Se confirma que el disparo en región submentoniana corresponde a los llamados de corta distancia, lo que demuestra que no ha sido un disparo efectuado a boca de jarro o con apoyo, y por lo tanto no corresponde a una lesión típica de tipo suicida.
5.- Se recomienda altamente la realización de un segundo análisis forense de los restos por expertos a fin de establecer con precisión la causa y naturaleza de la muerte de Salvador Allende”.
Por su parte, Ravanal, en entrevista con Radio UC, insistió en que el cuerpo de Allende presenta "a todas luces, proyectiles de bala distintos" y que hay partes del cuello y del abdomen que no fueron analizados desde el punto de vista forense.
A su juicio, en la autopsia se obviaron muchos elementos, "que lo transforman en un elemento técnico, como prueba pericial, absolutamente insuficiente para establecer cualquier diagnóstico".
"Una autopsia parcial es una verdad a medias, y una verdad a medias desde el punto de vista técnico, no es una verdad", sentenció.

El Juzgado militar de Santiago, instruyó el proceso por la muerte del Presidente Allende. No se ha conocido jamás los resultados de las investigaciones, de los peritajes, interrogatorios, del arma que tenía Allende. Tampoco de las fotografías. El general Baeza, encargado de la escenificación del ”suicidio” del Presidente Allende dijo:
” Existen numerosas fotos del escenario del suicidio, que serán dadas a la publicidad cuando el Fiscal lo estime conveniente”.
INDEPENDIENTE DE LO DICHO POR EL GENERAL BAEZA, EXISTEN FOTOGRAFÍAS QUE MUESTRAN LOS IMPACTOS DE BALA EN EL TÓRAX Y ESTOMAGO DEL PRESIDENTE
Hasta hoy ninguna conclusión jurídicamente válida desde la fiscalía militar, acerca de la muerte del Presidente Constitucional de Chile Salvador Allende. Nada.

ESTEBAN BUCAT OVIEDO

FEBRERO 2011

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar