Martes, 26 Septiembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Las nanas de Chicureo; la Unidad Popular y el “caceroleo”

E-mail Imprimir

Satiricón
El nombre castizo es „sirvientas“, en Chile las llamamos ahora „nanas“, antes se llamaban „empleadas domésticas”. Todos términos inventados para paliar un poco el desprecio y el bajo rango social que esas personas tienen y han tenido en la historia. Las ha habido siempre, con mucha o con poca fortuna. El servicio doméstico ha convivido por los siglos en las casas de los ricos, de los que pueden mantenerlas y pagarles.

En Chile se las desprecia porque hemos asumido esa visión calvinista que asegura que Dios prefiere a los ricos y lo hace porque son ricos, que si Dios no los prefiriera no serían ricos.
El sentimiento igualitario ha sido desmontado sistemáticamente en Chile y reemplazado por un individualismo que ostenta sus riquezas con descaro.
Parte de ese escaro es el desprecio por el que “no le ha ganando nadie” como si ganarle a alguien fuera un atributo deseable. Las nanas no le han ganado a nadie y por eso son nanas.
Sin embargo quisiera recordarles a las que tienen una relación mas estrecha con ellas: las patronas, un asunto de la historia del que fui testigo adulto: el gobierno de la Unidad Popular.
Una de las causas del aislamiento político y social que lograron establecer en Chile para hacer posible el manotazo militar en contra del gobierno popular, fueron las nanas.
La nana es una pieza fundamental  para sostener materialmente la libertad y la liberación femenina...de las patronas de las nanas. Sin ellas la patrona no tendría tiempo para sus clases de Pilates; sus partidos de tenis; sus tes de beneficencia y toda su actividad social y hasta política. Sin nana no hay manera de arreglarlo. Incluso las que no son ricas y deben trabajar porque el sueldo del marido no alcanza son dependientes de las nanas. Detrás de cada mujer de éxito y emancipada hay una nana.
Sin ellas no emacipation.
Pues bien. Sucede que en el gobierno de la UP la producción industrial sufrió un crecimiento muy grande, ya que como la demanda creció bruscamente, las fábricas no daban abasto para satisfacer un mercado poderoso y que compraba todo lo que llegaba a las tiendas. Recordemos que Chile venía de haber fomentado su industria y de haber parcticado una política de substitución de importaciones que nos permitía tener nuestras fábricas de toda clase de artefactos domésticos, textiles, alimenticios y en general toda la gama de productos que hoy fabrican para nosotros en lugares tan lejanos como Europa, China,. Taiwán o Turquía con beneficio para ellos y castigo para nosotros.
Este “boom” de la producción que se hacía poca, trajo como efecto una demanda muy grande de trabajadores.
Y aquí es donde entran las nanas.
Las empleadas domésticas en Chile estaban en su mayoría bajo el régimen de “puertas adebtro”. Es decir vivían en las casas de sus patrones en unos cuartos especiales que las constructoras diseñaban para ellas. Hoy es lo mismo, a esos cuartos lo llaman “piezas de servicio” y son realmente minimalistas.
Esta condición de “puertas adentro” significaba que la libertad de la doméstica estaba muy limitada. La que se enamoraba del policía de la esquina y pololeaba con el, pocas posibilidades tenía de casarse ya que no solo los encuentros estaban racionados sino que las posibilidades de tener relaciones íntimas estaban también limitadas por el espacio físico. Los moteles en esos tiempos casi no existían en Chile. Había unos hoteles que se llamaban “de citas” pero eran caros.
La nana de esa época, estaba realmente restringida en su vida y no son pocas las que terminaron sus vidas de sirvientas solteronas y mal tratadas.
En fin. Cuando las nanas vieron que en la Unidad Popular existía la posibilidad real de ganar el doble de salario y trabajar sólo ocho horas y tener pieza propia, y todas las tades libres; habitación propia y vacaciones anuales sin tener que ir de vacaciones con la patrona a seguir sirviéndola en la playa o el campo, y previsión como la gente. Pues comenzaron  abandonar a sus patronas.
Ello sigmificó que la patrona tuvo que investigar en su casa para saber donde estaba la cocina, mientras buscaba desesperada reemplazo para su nana sin encontrarlo porque todas querían ser obraras de las fábricas.
El sdolce far niente de las patronas se terminó. Actividades que eran ejecutadas por la nana tuvo que hacerlas la patrona: aseo; cocinar; lavar...etc. porque los machos ni siquiera pensaban en hacer algo así.
O sea la emancipación se fue a las pailas y el culpable estaba a la vista: Allende y su política desatinada.
La caminata de las nanas que comenzaron a votar con los pies yéndose de sus empleos como sirvientas, generó un odio muy grande en las patronas que inventaron una manera de reclamar: el caceroleo. Ellas aseguraban que el reclamo era por las ollas vacías ya que era impresentable -incluso en esos tiempos-, salir a alegar que querían de vuelta sus domésticas. Así es que inventaron el caceroleo. El mismo que fue usado eficazmente para combatir a la dictadura. La misma que devolvió a las nanas al lugar que les correspondía en la sociedad para satisfacción de las patronas.
El caso de Chicureo me trajo a la memoria esos viejos años. Incluso me parece que hay un estudio de la época en que se investigó el fenómeno.
Por otra parte en Europa –en los países capitalistas- (el mismo capitalismo que no existe en Chile), las nanas son solo un lujo que se pueden dar los grandes millonarios. Ese personal es carísimo porque la actrividad de sirvienta está calificada, regulada y los salarios son tan altos que sólo un alto gerente de un consorcio se puede permitir tener “personal” en su casa y generalmente ese “personal” son especialistas con una formación en escuelas especiales.
El servicio doméstico como lo conocenos en Chile no existe.
Pero hablamos de países desarrollados que no son comparables con Chile que se encuentra muy atrás en la fila para llegar a las puertas del desarrollo. Que parece que no vamos para ninguna parte y que no llegaremos nunca al famoso desarrollo si insistimos en seguir manteniendo las estructuras que tenemos, es materia de otro cuento y de todas maneras poco tiene que ver con las nanas.

Escribir un comentario

Este es un servicio de comentarios de ElChileno. Entendemos que Ud comentará las notas bajo su criterio personal y su responsabilidad e identidad. Las notas son monitoreadas y se publican todos los días a una hora indefinida. Nos reservamos el derecho a borrar entradas que no estén en contexto o cuyo fín sea sexista, clasista, racista, segregacionista o antidemocratico


Código de seguridad
Refescar