Martes, 26 Septiembre 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

La Etica de los bancos...

E-mail Imprimir

Luego de morir, un abogado se encontró con el diablo en una habitación llena de relojes. Cada reloj giraba a una velocidad diferente y tenía una etiqueta con el nombre de una ocupación. Después de examinar todos los relojes, el abogado se volvió hacia el diablo y le dijo: “¿Por qué cada reloj se mueve a una velocidad diferente?”. “Las agujas giran a la velocidad con la cual cada ocupación peca en la tierra”, le respondió el diablo. “¿Y dónde está el reloj de los banqueros?”, preguntó el letrado. El diablo miró a su alrededor y entonces recordó: “¡Ah!, ése lo usamos como extractor en las calderas”.

Una ciudad para los libros. La noche de las librerías en Buenos Aires

E-mail Imprimir

Una ciudad para los libros. La noche de las librerías en Buenos AiresFacundo García
Con Go, Scrabble, música, arte y tours literarios en los barrios, las librerías tomaron las calles y tuvieron una masiva respuesta de público. Una fiesta que fue para todos los gustos y todos los bolsillos.
Cuando termina el día, los libros empiezan a existir de manera diferente. Brillan, como brillaron ayer durante la Noche de las Librerías, una fiesta que cambió la fisonomía de varios puntos de la Ciudad y convocó a más de cuarenta mil personas. Medio centenar de actividades gratuitas entre juegos, recitales de poesía, conciertos y talleres animaron a los visitantes para que despuntaran el viejo vicio de perderse entre volúmenes, en busca de aquel párrafo o aquellos versos que lleguen para cambiar la vida.
No hizo falta mucha plata. En contraste con lo que pasa en la Feria del Libro –donde los usados no corren–, esta vez los compradores más pobres pudieron elegir entre perder el sueldo en la caja de los comercios caros o regularse con las mesas de saldos. Como sea, libreros de todos los palos coincidieron en que anoche se vendió el triple de lo habitual. Lógico: la jornada fue larga y masiva. Tanto es así que a las cinco de la tarde ya había un nutrido grupo de curiosos agrupados en una esquina de Palermo. Ahí, muy cerca de la cuadra que Jorge Luis Borges eligió para su Fundación mítica de Buenos Aires, la guía Soraya compartía datos acerca de la relación que tuvieron con ese barrio el propio Borges y Julio Cortázar. El público –varios turistas, pero con mayoría porteña– recibía las revelaciones con atención. Y a medida que avanzaba la caminata, una cartografía nueva y literaria reemplazaba la mirada ciega que impone la costumbre. “Mi hija me pide que descansemos, pero ¿cómo voy a parar ahora, que estoy en este lugar soñado?” contaba –enérgica y en llamas– la docente Beatriz Espinoza, oriunda de Tuxtla (México). Su hija no dijo nada.
Más al sur, el paisaje ganaba ribetes pintorescos. Cortada entre Callao y Talcahuano, Corrientes volvió a ser por un rato aquella “cosa viva” que le encendía la mirada a Roberto Arlt: “La sola calle que tiene alma, la única que es acogedora, amablemente acogedora, como una mujer trivial, y más linda por eso”. Se iba el sol, venían luces. Miles deambulaban por la vereda, por el asfalto y por esas estanterías en las que –según su fantasía– Umberto Eco encontró el texto que le allanó el camino para escribir El nombre de la rosa. Despatarrados en unos sillones, hubo quienes buscaban la brisa. Otros se concentraron en juegos de tablero como el Go y el Scrabble.
En Buenos Aires, este año Capital del Libro, hay más de trescientas cincuenta librerías. La relación librerías-cantidad de habitantes es la más alta de la región. Se entiende, pues, el éxito de la idea. Claro que los autores no ven demasiadas ganancias más allá de la difusión. Por otro lado están las editoriales: para las más independientes, como Eloísa Cartonera, tantas horas de circulación y curiosidad sirven. Desde la librería Sudeste, la chilena Antonia Pigna confesaba su admiración ante el movimiento. “A mí Macri no me simpatiza. Pero creo que ésta es una cuestión aparte. No sé en qué otros sitios viene gente y te dice ‘hola, voy a llevar varios de Borges porque empiezo las vacaciones’. Ese entusiasmo por la cultura es algo muy valioso que tiene Argentina.”
En la intersección con Talcahuano se ubicó un gran escenario. Cúspide y Hernández, clásicas, mantenían su protagonismo sin aspaviento. A las nueve y media de la noche Sandra Mihanovich arrancó con un homenaje a María Elena Walsh. Antonio Birabent apareció más tarde, para musicalizar poemas de Baldomero Fernández Moreno, en busca de que la cantidad de flores derrote a la dictadura del balcón.
Sobre Bulnes y en ciertas librerías importantes –El Ateneo, y su doble– se multiplicaron las propuestas. Pero en San Telmo primó lo vecinal. Una gran mateada en plaza Dorrego hizo que las librerías de la zona –que les dan máxima prioridad a los lectores locales– se integraran al festejo. Fue el caso de Fedro. Tras el mostrador, Daniel Bottari respondía consultas con dicción elegante y un fondo de jazz. “En realidad, el evento coincide con que en esta época del año se vende más. Vienen las fiestas, y encima el calor te da ganas de pasear. De hecho, nosotros cerramos bien tarde para sintonizarnos con la costumbre. Nos involucramos en la mateada y creemos que es necesario dar el presente en las movidas barriales. Simplemente porque sentimos que, como libreros, lo barrial es nuestro eje.”

El origen del mundo

E-mail Imprimir

Por Mario Goloboff *

 

 

El origen del mundo

Modelo reconocida de La Belle Irlandaise (La bella irlandesa) y de un retrato que con el título la identifica, y modelo supuesta de L’Origine du monde (El origen del mundo), la pelirroja Joanna Hiffernan era, a no dudarlo, realmente muy bella.

Un clásico que nunca se oxida: titiriteros de Buenos Aires en Teatro San Martín

E-mail Imprimir

Por Karina Micheletto de Página12 de Buenos Aires

Hay hitos culturales de los que todavía puede preciarse Buenos Aires, mojones que se sostienen como espacios de resistencia, a pesar de las condiciones en que tienen que desarrollar su trabajo. El Grupo de Titiriteros del Teatro San Martín, con su defensa del sello del maestro Ariel Bufano, es uno de estos queridos espacios. La reposición, en marzo pasado, del clásico El gran circo, en el teatro Regio, fue una buena noticia en medio de la difícil situación que atraviesa el complejo teatral de la Ciudad. Y ahora, en vacaciones, la clásica obra de Bufano dirigida por Adelaida Mangani es una de las buenas opciones para chicos, acompañados por grandes que disfrutan (en lugar de sufrir mirando el reloj) junto a ellos.

Alemanes envían Carta Abierta al Museo de la Memoria

E-mail Imprimir

CARTA ABIERTA al

Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos

Matucana 501

Santiago de Chile

 13 de junio de 2011

 De nuestra mayor consideración:

 Cada vez que estamos en Chile vamos al Cementerio General de Recoleta para rendir homenaje a los mártires y víctimas de la dictadura militar que derrocó sangrientamente al gobierno democráticamente elegido del Presidente Salvador Allende. Depositamos sendas ofrendas florales en las tumbas de Salvador Allende, Victor Jara, Volodia Teitelboim, Gladys Marín y en el gran Memorial a los Detenidos Desaparecidos y Detenidos Ejecutados. Lo sentimos como deber y obligación ante esta gente, símbolos para la lucha por democracia, libertad y justicia social.

El gobierno televisivo

E-mail Imprimir

El gobierno televisivoLa televisión se diferencia de la prensa escrita en que es fugaz. Los diarios, por estar en un soporte de papel, se pueden archivar y consultar para siempre. La TV -si es que no se graba todo – es „ahora o nunca“. Pasa. Emitido un programa, si no fue visto, desaparece.

El gobierno de la derecha parece estar orientado por esa lógica televisiva.

Inaugurada la Vigésimo Quinta Feria del Libro de Guadalajara

E-mail Imprimir

Silvina Friera

25/11/2011 Diario Página/12 de Buenos Aires.-.-Una fiesta para los lectores en la “Perla de Occidente”.

Editan discografía completa de Mercedes Sosa

E-mail Imprimir

28/09/2011

Por Karina Micheletto de Página/12 de Buenos Aires

Editan discografía completa de Mercedes Sosa

La edición que acaba de lanzar Universal permite rastrear y reencontrar esos temas que la dictadura quiso borrar de la faz de la Tierra. Además, se compilan títulos que solo se habían lanzado en simple, hasta ahora material de coleccionistas.

Facundo Cabral, un incansable nómade por la paz con final trágico

E-mail Imprimir

Facundo Cabral

Cabral y sus seis hermanos fueron criados por su madre, ya que su padre abandonó el hogar a los pocos años de que él hubiera nacido.

BUENOS AIRES.- El cantautor argentino Facundo Cabral (Buenos Aires, 1937) fue asesinado hoy en un confuso atentado en Guatemala, pero, como afirman sus amigos, su vida "seguirá presente en todos para siempre".

"Teníamos una relación maravillosa, era una gran persona, con la que daba un gusto enorme trabajar y conversar. Era un ser increíble, un sabio... Fue un caminante y un trovador excepcional, la verdad que no lo puedo creer. Pero Facundo no se muere nunca, porque es muy difícil que se olviden de él. Y muertos solo están los olvidados", expresó Cacho Castaña, amigo y popular cantautor, consternado por la sorpresiva noticia.

"Rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita", solía decir Cabral durante sus shows. Cuando prácticamente ya era invidente, escribió en una nota: "Fue mudo hasta los 9 años, analfabeto hasta los 14, enviudó trágicamente a los 40 y conoció a su padre a los 46. El más pagano de los predicadores cumple 70 años y repasa su vida desde la habitación de hotel que eligió como última morada".

Cabral y sus seis hermanos fueron criados por su madre, ya que su padre abandonó el hogar a los pocos años de que él hubiera nacido. Se mudaron a Tierra del Fuego, en el extremo sur de la Argentina. Y un tiempo después, cuando el cantante ya tenía 8 años, se fueron a vivir a Tandil, un pueblo montañoso de la provincia de Buenos Aires.

"La gente nos miraba con lástima. Un día le pregunté a mi mamá si estábamos abandonados y me dijo que no, que estábamos de vacaciones. Y que nos acostumbremos porque íbamos a ser turistas para siempre. Si mi madre hubiera caminado la mitad de lo que caminé yo, hubiera sido Marguerite Yourcenar", contó Cabral en una entrevista.

Su infancia fue dura, luchada y marginal. Estuvo encerrado en un reformatorio del que logró escapar y su vida cambió para siempre. Dijo que fue ahí cuando encontró a Dios en las palabras de Simeón, un viejo vagabundo.

"Más que criado por mi madre, yo visitaba a mi madre. Ella llegó a decir que yo no era artista, que era un prófugo. Decía que me había inventado un oficio para escapar del pueblo, y algo de razón tenía", decía Cabral, que comenzó tocando la guitarra y cantando folklore.

Admirador de Atahualpa Yupanqui y José Larralde, en 1959 viajó a la ciudad balnearia de Mar del Plata. Allí consiguió trabajo en un hotel, gracias a que el dueño del lugar lo vio con su guitarra y le dio la oportunidad de cantar.

Su primer nombre artístico fue "El Indio Gasparino", con el que grabó discos "comerciales" que no lograron mayor repercusión.

Pero, ya con su verdadero apellido, grabó "No soy de aquí, ni soy de allá" y comenzó a trascender las fronteras, cantando en nueve idiomas con artistas como Alberto Cortez, Julio Iglesias, Pedro Vargas o Neil Diamond, entre otros. Años después, esa canción la la cantaría incluso Homer Simpson.

Fue considerado un hombre de gran profundidad. Influenciado en lo espiritual por Jesús, Gandhi y la Madre Teresa de Calcuta. "Su secreto era poner la fuerza donde tenía que ponerla. Por él entendés que se puede ser feliz viendo el sol y caminando", dijo hoy el periodista Oscar Gómez Castañón, que lo entrevistó en algunas oportunidades y lo definió como un "caminante y un juglar".

En literatura admiraba a Jorge Luis Borges y Walt Whitman, quienes imprimieron a su vida un rumbo espiritual de observación constante a todo lo que sucedía.

A medida que pasaron los años se involucró con la sociedad y sus canciones se tornaron críticas, aunque sin dejar de lado su habitual sentido del humor.

En 1976, Argentina sufrió el golpe de Estado que instaló la última dictadura militar que se extendió hasta 1983. Reconocido como cantautor de protesta, decidió irse del país por la situación interna y se radicó en México, desde donde siguió con su vida de nómade incansable que llegó a recorrer más de 150 países.

Instalada la democracia, en 1984 retornó a Argentina como un artista consagrado. Con sus conciertos llenó teatros y estadios en Mar del Plata y Buenos Aires, donde fue nombrado ciudadano ilustre en reconocimiento a sus esfuerzos por lograr la paz y propagar el amor, lo que además le valió que en 1996 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo declarara "Mensajero Mundial de la Paz

 

 

Dos balazos matutinos

acabaron con Facundo

ahora lo llora el mundo

a nuestro Indio Gasparino.

De la paz fue gambusino,

gran juglar y caminante,

con tu canto burbujeante

que jamás se morirá

porque es de aquí y es de allá

tu canción apasionante.

Página 8 de 26