Jueves, 25 Mayo 2017

Actualizado11:38:01 AM GMT

You are here:

Comentarios

No tengo nada en contra de los millonarios... personalmente

E-mail Imprimir

Isidro Peñasco
La problemática con ellos es que son un elemento importante en la sociedad.

Piñera: el “Jetattore” chileno o el administrador de quiebras

E-mail Imprimir

Piñera: el “Jetattore” chileno o el administrador de quiebrasIsidro Peñasco
Algunos aseguran que Sebastián Piñera, el Presidente de Chile, es un “Jetattore”. Un individuo que tiene mala suerte y que la trasmite a su entorno. La superstición tiene su base en la experiencia común: si un grupo camina por una calle, es solo uno el que cae al resbalar en una cáscara de plátano. Pero sobre todo el personaje es la figura central de una comedia argentina escrita en 1867 y que fue llevada al cine en el país vecino. Jetattore es un pájaro de mal agüero que magnéticamemnte arrastra a su entrorno a su mala suerte.
Al margen de la parte humorística que tiene la creencia sobre el Presidente chileno, los hechos nos enseñan que Piñera realmente tiene mala suerte, ya que le ha tocado fungir como “administrador de quiebras” de la “empresa neoliberal” chilena.

Colonialismo, democracia e izquierdas

E-mail Imprimir

BOAVENTURA DE SOUSA SANTOS
Las divisiones históricas entre las izquierdas fueron justificadas por una imponente construcción ideológica pero, en realidad, su sostenibilidad práctica –es decir, la credibilidad de las propuestas políticas que les permitieron atraer seguidores– se basó en tres factores: el colonialismo, que permitió el desplazamiento de la acumulación primitiva del capital (a través del despojo violento, con incontable sacrificio humano, muchas veces ilegal y siempre impune) hacia fuera de los países capitalistas centrales donde se libraban las luchas sociales consideradas decisivas; la emergencia de capitalismos nacionales con características tan diferentes (capitalismo de Estado, corporativo, liberal, socialdemocrático) que daban verosimilitud a la idea de que habría alternativas para superar el capitalismo; y, finalmente, las transformaciones que las luchas sociales fueron produciendo en la democracia liberal, permitiendo alguna redistribución social y separando, hasta cierto punto, el mercado de las mercancías (los valores que tienen precio y se compran y venden) del mercado de las convicciones (las opciones y los valores políticos que, al no tener precio, no se compran ni se venden). Si para algunas izquierdas esa separación era un hecho nuevo, para otras era un engaño peligroso.

La publicidad es violenta.

E-mail Imprimir


La publicidad es violenta.Cristian A. Venegas Ahumada. (1)
Nuestra sociedad ha experimentado profundas transformaciones sociales y culturales producto del modelo económico neoliberal, el cual ha avanzado, en parte, por las acciones emprendidas por la clase política, que ha reducido al Estado a una entidad, en lo fundamental, subsidiaria, limitando su posibilidad de ser garante de los derechos colectivos. Así, se ha pasado de sujetos sociales cohesionados que ejercen ciudadanía, a ser consumidores e individuos que se pretenden desvinculados de la colectividad.

EEUU: Los “desaparecidos” del imperio

E-mail Imprimir

EEUU: Los “desaparecidos” del imperioAtilio Boron
Un artículo reciente firmado por John Tirman, director del Centro de Estudios Internacionales del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y publicado en el Washington Post, plantea con crudeza una reflexión sobre un aspecto poco estudiado de las políticas de agresión del imperialismo: la indiferencia de la Casa Blanca y de la opinión pública en relación a las víctimas de las guerras que Estados Unidos libra en el exterior.[1]

Página 1 de 24